top of page

EGO - EDGE GOD OUT - DEJAR FUERA AL CREADOR

“Con muy poca preparación, damos el paso hacia el ocaso de la vida. Pero aún así, damos ese paso, con la falsa presunción de que nuestras verdades y nuestros ideales nos van a servir como solían hacerlo. Pero no podemos vivir el atardecer de la vida de acuerdo al programa de la mañana. Porque lo que fue grandioso en la mañana, se volverá pequeño en la noche. Y lo que en la mañana era cierto, a la noche se habrá convertido en una mentira.


Encontrar significado en la vida, y el verdadero propósito en la vida es ser feliz, disfrutar la vida, llegar a un lugar donde no siempre estés tratando de llegar a algún otro lugar. Tanta gente pasa su vida luchando, tratando de estar en un lugar donde no están. Les parece que nunca llegarán. Una de las formas de entender acerca de cómo encontrar tu propósito en la vida, es retornar a la naturaleza, encontrar tu propia naturaleza. Cambia tus pensamientos, cambia tu vida. 


Todo ser se origina en el no-ser, Jesús lo dijo de esta manera en el nuevo testamento: Es el espíritu el que da vida. Que realmente no vienes de tus padres, que todos nosotros venimos de este lugar llamado espíritu. Que cuando apareces en este mundo, apareces de una muy pequeña gota de protoplasma humano, y todo lo que había en ella, se volvió tú. Todo lo que necesitabas estaba en esa pequeña gota. Los nueve primeros meses de tu vida, desde el momento de tu concepción, hasta el momento de tu nacimiento, alguien se estaba encargando de todo. No había nada que tuvieras que hacer. No te consumías pensando de qué color iban a ser tus ojos, o cómo se iba a ver tu cuerpo. Se estaban encargando de todo por ti. Te entregabas. Yo lo llamo el tirón el futuro. Y está tirando de ti en la dirección donde sea que se suponga que debas estar. Y no veo exagerado decir que si todo lo que necesitabas para tu viaje físico, estaba ya resuelto ahí dentro. ¿Entonces por qué no todo para el resto e viaje también? Todo tu propósito está ahí dentro. Todo lo que tú, tu personalidad, está ahí dentro. Todo lo que vas a llegar a ser, no sólo tu yo físico, sino todo. Si tan solo DEJAS IR, y permites. 


Y así nacemos. Y miramos a esta pequeña hermosa criatura, como padres y dices: Buen trabajo, Dios, buen trabajo. No podría ser mejor. Nosotros nos encargaremos a partir de ahora. Y luego, estamos rodeados por toda esta gente, nuestra familia, nuestra cultura, adonde sea que vayamos. Y comienzan a decirnos que no se puede confiar realmente en nosotros y quienes somos. Que debemos confiar en algo de fuera de nosotros mismos, así que estamos en un viaje rumbo a la ambición. Y una vez que empiezas a decir: Nos haremos cargo a partir de ahora… introduces algo, simplemente tomas esta perfección y simplemente dejas fuera al creador (Edge God Out – EGO). Este ego es la parte de nosotros que empieza a decirnos que quienes somos no es esta creación perfecta y divina, esta parte de Dios de la que viniste. No dice eso, lo que nos dice es: Lo que eres, es lo que tienes. Empieza con cosas como nuestros juguetes, luego nuestras cuentas bancarias, y luego las posesiones que tenemos. Antes que nos demos cuenta, comenzamos a identificarnos a nosotros mismos en base a nuestras posesiones. Empezamos a tener un grupo de creencias de que mientras más tenga, más valor tendré como persona, y así pasamos nuestras vidas, tomando a estos jóvenes niños y sumergiéndolos en una cultura que enfatiza.. MÁS. Se vuelve casi un mantra del ego. Debes tener más, y mientras más tengas, más consciente estás acerca de cómo otras personas están tratando de quitártelo. Más te sientes consumido con ¿cómo lo protejo? y ¿cómo hago AÚN MÁS de esto que tengo?. El dilema aquí es que si eres lo que tienes, y las cosas desaparecen, entonces quien tu eres también desaparece en el proceso.


El segundo aspecto del EGO es que no sólo soy lo que tengo, sino también lo que hago. Estamos. Y lo que hago, se convierte en esta cosa llamada “El Logro”. Y en todo este mundo de creer que soy lo que hago, nos consumimos con toda esta idea de mi éxito, mi valor, mi mérito como ser humano se basa en cuánto puedo lograr. Así que tengo que hacer más dinero, debo conseguir un acenso, debo competir con todo el resto, que están tratando de obtener lo que yo tengo. Nos enseñan esto una y otra vez y a todos nuestros jóvenes les enseñan esto cuando van a hacer atletismo, lo más importante que puedes hacer es ser el número uno. Y ves la palabra número uno, somos mejor que cualquier otro. Y constantemente nos encontramos en esta noción competitiva nuevamente, de creer que nuestro mundo es uno en el que tenemos que competir. Eso es lo que nos dice el EGO todo el tiempo.


Y el tercero aspecto de eso, es la idea de que soy lo que otras personas piensan de mi. Lo que sería… soy mi reputación. Esto es particularmente relevante para los jóvenes, a los que se les enseña que deben vestirse de la forma que otra gente piensa. Que si las demás personas no te quieren, entonces, hay algo malo en ti. Si te consumes con esas cosas, entonces, vas a ser algo diferente cada vez que te das la vuelta.”



Wayne Dyer

Lao Tzu en su libro Tao Te Ching


40 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page